La violencia de la “guerra contra las drogas” al servicio de las mineras en México

Jun 17, 2021

Las compañías mineras, nacionales y transnacionales, se benefician una y otra vez del régimen de terror impuesto por la guerra antidrogas, como demuestran las investigaciones de periodistas y de académicos. La periodista Dawn Marie Paley, en su libro Capitalismo Antidrogas indica: “Los proyectos mineros han sido de los espacios más conflictivos de la expansión capitalista en México, y la mayor parte de la producción de oro y plata en el país se da en los estados con las tasas más altas de violencia (Chihuahua, Zacatecas, Guerrero, Durango y Sonora)”.

Por ejemplo, en esta última entidad, el ejido El Bajío resiste al proyecto minero de la empresa Penmont, donde la comunidad ha sido hostigada y agredida por grupos armados y autoridades estatales por igual.

José de Jesús Robledo Cruz, expresidente ejidal, denunció en 2016 ante diversos medios de comunicación a Rafael Pavlovich, tío de la gobernadora estatal, Claudia Pavlovich, por intromisión ilegal a las tierras del ejido. Un año después, hombres armados e identificados con chalecos de la Secretaría de Defensa Nacional detuvieron a José de Jesús afuera de su casa y desde entonces, la comunidad no supo de él, hasta que en el 2020 el expresidente ejidal volvió al ejido indicando que huyó a Estados Unidos en busca de asilo político.

El pasado 30 de abril del 2021 se halló su cuerpo junto al de su esposa María de Jesús Gómez Vega en el municipio de Puerto Peñasco, Sonora. Sobre los cuerpos se encontró un cartón con los nombres de un grupo de trece ejidatarios y ejidatarias de la comunidad.  

En 2018, los ejidatarios denunciaron el asesinato del compañero Raúl Ibarra de la Paz, y hasta hoy su cuerpo y el de su esposa, Noemí Elizabeth López Gutiérrez, no han sido encontrados.

Según el discurso oficial que promueven algunos medios de comunicación, en esta zona se disputan rutas de narcotráfico, que sin duda existen, pero no mencionan otros intereses en juego tales como el saqueo de recursos naturales y la violencia que se ejerce en contra de quienes los defienden. 

Un columnista que ha reproducido este discurso oficial es Hector de Mauleón, en su columna de El Universal atribuyó la violencia en el ejido de Caborca, Sonora, a conflictos entre grupos de narcos y omitió la existencia de la sentencia histórica del 2014 que ganó el Bajío contra la minera y que obliga a esta a la devolución del oro y la reparación ambiental del territorio explotado. Una resolución única en la lucha contra la minería en México.

Este discurso obstaculiza el cumplimiento de las sentencias, que hasta la fecha siguen sin ser ejecutadas. La corrupción y violencia, ejercida con la complacencia de las autoridades federales y estatales, coludidas con las grandes empresas, ya cobró la tranquilidad de la comunidad y las vidas de cuatro ejidatarias y ejidatarios, ¿Cuántas vidas más costará al ejido?

La violencia en México al servicio de la expansión capitalista

La violencia en México al servicio de la expansión capitalista

Raúl Ibarra de la Paz, ejidatario del Bajío y su esposa Noemí Elizabeth López Gutiérrez fueron desaparecidos el 12 de febrero de 2018, después de ser secuestrados por un grupo de personas armadas que ingresó ilegalmente al ejido El Bajío ubicado entre los municipios de Puerto Peñasco y Caborca, Sonora.

read more

TOLVANERA | DOCUMENTAL

Una tolvanera o lluvia de arena es una corriente de aire, muchas veces previa a la lluvia, que arrastra tierra y arena del desierto.  “Hermanos de las ciudades, venid al encuentro de vuestros hermanos de los campos; hermanos del taller, venid a abrazar a vuestros...

read more
Historia legal del caso

Historia legal del caso

Durante varios años la minera Penmont explotó el oro que se encuentra dentro del territorio del ejido a través de acuerdos con ejidatarios de forma particular sin presentarlos a la Asamblea Ejidal, ente de autoridad máxima, siendo estos acuerdos firmados únicamente...

read more
Las desapariciones y detenciones ilegales en El Bajío, Sonora, son consecuencia de los intereses económicos de la minera Penmont y Alberto Baillères.

Las desapariciones y detenciones ilegales en El Bajío, Sonora, son consecuencia de los intereses económicos de la minera Penmont y Alberto Baillères.

Una de las primeras agresiones se documentó en el 2014 con la detención y retención ilegal de ocho ejidatarios a manos de elementos del Ejército, quienes solicitaron 100 mil pesos para la liberación de cada uno. De estas ocho personas, liberaron a cuatro y detuvieron al resto. Dos de ellos fueron acusados de robo y los otros dos por portación ilegal de arma.

read more